Flujo de Residuos Hoteleros & Principios de Permacultura

¡Saltamos con los pies primero (literalmente) a nuestra propia basura! 

 

Decidimos que el 2020 era el momento para que Playa Viva volviera a visitar sus propios flujos de desechos dentro del hotel. Utilizando uno de los principios de permacultura más importantes, aplicar la autorregulación y aceptar la retroalimentación, pasé tres días consecutivos clasificando nuestros desechos con la intención de comprender lo que estábamos produciendo, en qué cantidades; y medité profundamente sobre cómo podríamos reducir y reutilizar algunos de las cosas que estábamos desechando.

La permacultura se enfoca en evaluar lo que ya existe para que pueda hacerse más eficiente y efectivo para todas las partes involucradas. Entonces, ¿de dónde viene nuestra basura? Primero, de la cocina. Siendo un hotel regenerativo, queremos proporcionar a nuestros huéspedes con una experiencia gastronómica que cumpla con sus valores respecto de la alimentación de la granja a la mesa, y sus expectativas gastronómicas. A veces, lo anterior significa que compramos ingredientes para mejorar nuestra producción local y ofrecer los sabores tropicales que nuestros huéspedes buscan durante su estadía. ¿Pero a que costo? ¿Acaso la opción vegetariana de los hongos ostras cultivados en México significa que ignoramos la verdad respecto a que una porción de cena requiere tres pies cuadrados de empaque de espuma de poliestireno? Cuando la producción de leche local tiene baja oferta, ¿sacrificamos nuestra ética y compramos la leche producida en masa que viene en un Tetra Pak no reciclable? Estas decisiones nos obligan a lograr un equilibrio entre las expectativas de servicio del turismo y las decisiones conscientes sobre la regeneración. 

 

Entonces, evaluemos. Que encontramos en nuestra basura ¿Y cómo podemos aplicar un segundo principio de permacultura, no producir desperdicio,, a nuestro intento de reducir nuestra huella? Finalizando 2018, los ingredientes comprados para nuestra cocina ingresaban al hotel en la típica bolsa de plástico de supermercado. Esta fue fácil. Sacamos bolsas reutilizables de nuestra "bodega" de cocina y le pedimos a nuestros vendedores que empacaran sus productos alimenticios solo cuando llegáramos con nuestras propias bolsas. Sin duda, lo anterior agregó cinco minutos al tiempo de entrega, pero ¿quién no aprecia la oportunidad de moverse un poco más lento en su día a veces? 

Uno de los mayores contribuyentes a nuestro flujo de residuos son las bebidas alcohólicas. Ahora, usted se encuentra de vacaciones, no estamos diciendo que no se esfuercen. Como resort regenerativo, asumimos la responsabilidad de encontrar un nuevo uso para las botellas de vidrio que quedan de una relajante cena al atardecer o una fogata en la playa. Decidimos entonces, comprar un cortador de vidrio y comenzamos a convertir las botellas de vino en vasos para usar en el hotel. Las botellas de vidrio cuadradas, de libaciones como el tequila mexicano local, se almacenan en la granja de permacultura para ser utilizadas en futuros proyectos de construcción natural.

El cartón en el que llegan estos productos también está destinado a la granja, donde se utiliza para alinear los caminos entre los lechos de los jardines como un medio de supresión de malezas y desarrollo del suelo. En nuestro clima, el cartón se rompe en tres meses y ayuda a agregar nutrientes a nuestro suelo arenoso. Cuando intente esto en un clima templado, arroje muchas hojas y recortes de césped sobre el cartón (haciéndolo un poco menos desagradable) y espere que el proceso de descomposición tarde de 9 a 12 meses. 

Moringa powder produced at Playa Viva’s Farm

Como ya debe saber, nuestro equipo de permacultura se dirige a Eco Tianguis todos los sábados. Este espacio de reunión es un mercado de agricultores, un mercado de artesanía local, un pequeño concierto y mucho más. También es un espacio donde los miembros de la comunidad pueden dejar materiales reciclables y confiar en que encontrarán el camino hacia el centro de distribución correcto. Voluntarios dedicados de Playa Viva clasifican los materiales reciclables de nuestro hotel; somos responsables de ver que el vidrio, el plástico y el aluminio se trasladen al mercado todos los sábados. Los voluntarios también clasifican lo que otros dejan en el mercado para evaluar qué podemos traer a Playa Viva para reutilizar, en lugar de reciclar. (Si usted ha comprado moringa en polvo producida en la granja en la boutique de Playa Viva en las últimas semanas, ha ayudado a reducir la cantidad de desechos que se quedan aquí en México. Por favor trate de reutilizar las botellas de vidrio varias veces una vez que regrese a donde quiera que llame su hogar). 

 

Desde una perspectiva occidental, a veces es difícil entender que no todas las personas reciclen; pero la mayoría de las veces, los servicios de reciclaje no están disponibles para las comunidades que más los desean. En Juluchuca, miembros clave de nuestra comunidad trabajan incansablemente para mover el plástico del vertedero a un centro de reciclaje distante a través del programa Juluchuca Limpio.  Nuestros esfuerzos internos para creativamente reutilizar desechos desvían parte de lo que no se puede reciclar. Pero todavía hay límites.

Entonces, ¿qué no podemos reciclar?

Vidrio roto el cual desafortunadamente se acumula de manera sustancial en el hotel – aproximadamente 10 galones de vidrio roto cada dos semanas. Lo estamos almacenando por ahora, con la esperanza de que un voluntario artístico use las piezas de arcilla y vidrio para hacer un mosaico con los niños de la escuela en la ciudad.

Papel higiénico y otros desechos de las habitaciones en Playa Viva. Este impacto es un poco más difícil de reducir y/o eliminar, pero estamos haciendo esfuerzos para recolectar los desechos de todas las habitaciones en una sola bolsa de plástico, en lugar de producir una bolsa de plástico parcialmente llena de cada habitación por separado. Los empaques de Tetra pak tampoco se pueden reciclar en México todavía, y mientras tanto, es responsabilidad del equipo de nuestra cocina y nuestro equipo de producción de alimentos pensar en formas de cultivar o procesar ingredientes locales de los productos que de otro modo tendríamos que comprar en este recurso no renovable. 

El poder reconocer retroalimentación tanto positiva como negativa dentro de un sistema es crucial en el desarrollo del proyecto. No hay un final real para este tipo de autorregulación. Hasta la fecha, el trabajo para evaluar y reorganizar nuestras aguas residuales ha recaído en el Equipo de Permacultura y nuestro Chef Ejecutivo; y ahora, es responsabilidad de los líderes de cada uno de estos departamentos discutir, informar y trabajar con otros miembros del equipo en nuestro hotel. Al crear una conciencia colectiva respecto de los desechos producidos en el hotel, y las formas en que podemos reutilizar algunos de estar materiales, creamos oportunidades para que esta información penetre en las comunidades donde vivimos. 

Amanda Harris es la Gerente de Permacultura en Playa Viva. Originaria de Maryland, se dirigió a Juluchuca a través de Nicaragua, Costa Rica, el sudeste asiático y, más recientemente, una hermosa "plantada" en Virginia del Oeste.   
es_MXSpanish
en_USEnglish es_MXSpanish