Un Viaje De Regreso a Playa Viva: Lo Mismo Pero Diferente

Publicado por Playa Viva el junio 16, 2020

“Back to Playa Viva? For the third time?”

When my fiance (now wife) said she wanted to visit Playa Viva again for our honeymoon, I had my reservations. Not because we both don’t love it—we do—but we tend toward exploring new places. And I thought that would continue. Even the fact that we’d been to the resort twice already was unlike our typical travelling. Most vacations for us are about exploring what is new or foreign.

But then we went. Again.

Reflexiones sobre unas terceras vacaciones en el paraíso

After resettling at home, I realize now that I couldn’t have been more wrong in thinking that another Playa Viva trip would be boring. Instead, this trip ended up being a complete respite but the typical hustle and bustle of our trips. We were somewhere comfortable and familiar. And it was so great to see the continuation of so much of what we love about Playa Viva, plus the new aspects of the property.

Because we weren’t somewhere new, I was able to completely immerse myself and focus on what it is about Playa Viva that makes it so special. Some of that on our trip was what had changed; some of it was what they had always done.

Alojamiento

The first big change for us on this trip was staying in the treehouse. I don’t know where to begin—it was so unique. Right away in the first few moments after we arrived, we sat in the hammock inside the treehouse, watching the waves while half-reading our books. It was amazing to hear the ocean while simultaneously feeling as though we were in the forest. The treehouse is built as one with the trees and they flow through the space.

At night, the treehouse really comes to life. Not only do the stars and turtle-friendly lighting give it a magical glow, but the sounds of the forest pull you deeper into the experience. It made me think of all the options that my white noise app offers. Nothing that compares to the nature of Playa Viva.

Comida

La mayoría de los días después de despertar en Playa Viva, —después de tomar un segundo para asegurarse de que no es un sueño—, piensas en comer. O al menos lo hacemos. 

La comida siempre ha sido algo que esperamos con ansias cuando visitamos; Esta vez no fue diferente. Bueno, tal vez la única diferencia fue que tuvimos nuestras comidas favoritas en este viaje, gracias, Chef Daniel. 

Lo que siempre nos han gustado son los alimentos básicos que han preparado cada vez que hemos visitado: las tortillas, salsas, queso fresco y frijoles. Estos alimentos "básicos" siempre han sido algo que recuerdo de mi tiempo allí, y estaba muy contento de poder disfrutarlos de nuevo en este viaje. Y no puedo ir sin mi café. Este viaje fue la leche de coco fresca que puso el café sobre la parte superior. Era tan rico y cremoso y simplemente... sabía bien en nuestro entorno. El budín de chía en el desayuno también era fundamental: agarrar un pequeño tazón antes del yoga por las mañanas antes de disfrutar de los chilaquiles después.

Otro favorito nuestro en este viaje fue un almuerzo de bar de ceviche un día. Fue la comida perfecta en medio de un día caluroso, y el equipo del chef Daniel preparó todo con propósito e intención. Los sabores frescos y especias (que eran personalizables, la mía es un poco más suave que la de mi esposa) realmente se sentía casi refrescante en el calor.

La granja

No sólo el equipo de cocina estaba claramente trabajando duro, sino también el equipo de permacultura. El uso de productos de la propiedad directamente siempre ha sido un detalle que realmente he disfrutado de cenar en Playa Viva. Esta vez notamos una variedad más amplia de verduras y otros ingredientes de la granja en cada comida. Y después de reunirse con Amanda, los esfuerzos que su equipo ha tomado para hacer esto posible son claramente evidentes.

Digo todo esto como alguien que ha trabajado con comida durante más de 15 años. Y que está casado con una vegetariana apasionada. (Elija cuál de esos me hace calificado para obsesionarme con la comida.) Pero siempre estoy buscando lugares donde los productos frescos se incorporen tanto como sea posible. Y lugares donde una conexión con la tierra y la comunidad es evidente. La comida no se cultiva en el vacío, y ojalá más estadounidenses se dieran cuenta de esto. En Playa Viva, es obvio que mientras que una gran cantidad de trabajo agrícola se lleva a crear una maravillosa experiencia gastronómica para los huéspedes, esa recompensa también se comparte con el personal y la comunidad local. Proporcionar más opciones de plantas enteras que se cultivan localmente con las mejores intenciones... así es como se tiene un impacto duradero.

Comunidad

Playa Viva ha tenido relaciones cercanas con Juluchuca y su mayor área rural durante el tiempo que hemos estado visitando, desde 2012 y estoy seguro que desde antes. Uno en particular hizo nuestro tercer viaje especialmente memorable.

Hay una familia local que vive de su tierra en las montañas a unas horas de la ubicación costera de Playa Viva. Antes había disfrutado de algunas delicias debido a esta familia, ese delicioso café que mencioné anteriormente siendo uno de ellos y chocolates hechos a mano, también, pero realmente no conocía la historia de la familia y nunca había elegido la excursión a la montaña de la Sierra.Esta vez sabíamos que queríamos visitar a la familia y explorar las colinas en nuestras vacaciones principalmente centradas en la relajación. 

Muchos otros huéspedes han atestiguado lo divertido que es montar los vehículos todoterreno en las montañas y las hermosas vistas que se deben tener, pero para mí esta excursión era todo acerca de la familia. Conocer a cuatro generaciones y pasar un día aprendiendo cómo han construido su vida de la tierra me dio una nueva perspectiva de todo nuestro viaje. Atrás quedaron las lujosas comidas de nuestra rápida escala de la Ciudad de México. En cambio, sentí que finalmente estaba, realmente en México. 

Esta familia cultiva todos sus propios alimentos y vende parte del excedente a la comunidad. Su cacao es algo increíblemente especial; parte de su herencia se remonta a los aztecas. Pudimos ver cómo cultivan su cacao y su proceso para convertirlo en chocolate. Pero mientras mi esposa se separaba con el patriarca para un recorrido por la propiedad, elegí separarme y ayudar a preparar el almuerzo, una experiencia que nunca olvidaré. Después de haber cocinado profesionalmente toda mi carrera, su cocina al aire libre, suelo de tierra me trajo de vuelta a por qué cocinamos. Se trata de alimentar a la gente que te importa con la comida que has cuidado. A pesar de que había una barrera del lenguaje entre yo y la familia, estábamos hablando un idioma que es universal. No se necesita porcelana cara y equipos de lujo para lograr el mismo resultado final: nutrir a la gente y compartir una mesa juntos.

Donde tus vacaciones se encuentran con tus valores

De nuestros tres consejos a Playa Viva, este fue mi favorito por muchas razones, pero al final fue la capacidad de relajarse completamente y aprender nuevos detalles en un espacio con el que ya estaba cómodo que dejó el mayor impacto. El lema de "donde tus vacaciones se encuentran con tus valores" realmente sonó cierto esta vez. Nuestra luna de miel de Playa Viva era mucho más que aventura.

Comparto muchos valores con el personal de Playa Viva y llegar a aprender más sobre cómo se implementan esos valores y el efecto rotundo que tienen fue tan especial. Escuchar a Amanda en nuestro tour agrícola hablar sobre la regla de tres donde cualquier cosa que el equipo de permacultura decidió cambiar o agregar al ecosistema debe tener al menos tres resultados positivos... que resume Playa Viva justo allí. 

Una cierta paz viene con lo familiar, y encontré esa paz en este viaje. Entré sabiendo qué esperar hasta cierto punto y pude entrar fácilmente en el modo de vacaciones. Pero Playa Viva hizo más que aliviar el lado agotador de los viajes. A pesar de mi familiaridad, había mucho que descubrir y aprender mientras estábamos allí. El cambio siempre está justo debajo de la superficie; esa es la única constante. Saber que los cambios que se están haciendo en un lugar ya casi perfecto están informados con el pensamiento consciente y el mayor impacto en mente, es algo sobre lo que vale la pena escribir. Y continuando explorando en los viajes por venir.

Blog escrito por Ben Miller, Playa Viva huésped en 2012, 2017 & 2020

es_MXSpanish