Llevando Música y Arte a los Niños de Juluchuca

Publicado por Playa Viva el abril 20, 2021

Si has revisado nuestra cuenta de Instagram recientemente, no hay duda de que has notado el rico contenido y las hermosas fotos que documentan la vida aquí en Playa Viva y las comunidades circundantes.

La mente maestra detrás de este trabajo es Ilhui Hernandez, quien no solo administra nuestras cuentas de redes sociales, sino que también es una bióloga y educadora apasionada por el desarrollo de la juventud. Durante los últimos siete meses, ha estado trabajando para llevar el arte, la música, la autorreflexión y la conciencia ambiental a los niños de Juluchuca durante un tiempo con muy pocas actividades en persona.

 

Voluntariado en Playa Viva

En Playa Viva, nuestros voluntarios tienen una amplia gama de habilidades específicas y áreas especiales de experiencia. Si bien estamos completamente abiertos a ideas de voluntarios más allá de nuestros programas habituales, tenemos cuatro áreas principales en las que los voluntarios pueden participar:

  1. El santuario de tortugas
  2. La granja
  3. Medios de comunicación social
  4. Educación para jóvenes

La mayoría de los voluntarios encuentran que existe una gran riqueza al intercalar en estas áreas y se les invita a trabajar en más de un espacio. Ilhui ha intercalado áreas entre ser narradora y educadora.

“Después de haber estado unos años fuera de México conociendo diferentes proyectos, regresé a mi país con el objetivo de encontrar proyectos sustentables que tuvieran un impacto social y ambiental positivo y fueran agentes de cambio”, dijo.

“Buscando en línea encontré Playa Viva, e inmediatamente sentí que tenía que aprender de su modelo regenerativo. Para promover las redes sociales, aprender a contar la historia de lo que vive a su alrededor y compartir ese mensaje es una búsqueda constante de aliento y asombro.”

"El trabajo en la comunidad es el mismo: ser capaz de desarrollar un sentido de asombro por la cultura que se experimenta día a día le dará las herramientas para ser creativo y obtener inspiración para retribuir de una manera positiva".

 

El método Waldorf: cabeza, corazón, manos

Ilhui creció en Tlaxcala, México y se crio en una familia de artistas que valoraban la educación y la autoexpresión. Cuando era niña, Ilhui asistió a una escuela Waldorf que se esforzó por desarrollar las habilidades intelectuales, artísticas y prácticas de los estudiantes de una manera integrada y holística.

 

“Cuando era niña, la escuela Waldorf me cambió la vida”, explicó, “Cuando llegué a Juluchuca y conocí a los niños, me di cuenta que había deficiencias educativas y que el coronavirus había impactado a muchos niños, dejándolos sin acceso a educación. Fue entonces cuando decidí desarrollar talleres de arte en los que se guíe a los niños para que desarrollen habilidades cognitivas, empatía, trabajo en equipo, pensamiento crítico, confianza, pertenencia cultural y autoestima, todo ello con un enfoque en el medio ambiente ".

Desde octubre, Ilhui ha dirigido talleres semanales donde los niños aprenden nuevas técnicas de pintura y reciben lecciones de canto para practicar la armonía y la entonación. Cada taller incluye un enfoque en el mundo natural y cómo nosotros, como humanos, nos relacionamos e interactuamos con la naturaleza. Ya sea cantando una canción sobre el río que fluye a través de la ciudad o pintando paisajes del océano, los niños están desarrollando habilidades artísticas que los ayudarán a desarrollarse como individuos y como comunidad.

 

Combinando música y arte para clases únicas para niños

Con el enfoque Waldorf, el proceso de aprendizaje es esencialmente triple, involucrando la cabeza, el corazón y las manos, o pensar, sentir y hacer. El objetivo es nutrir e involucrar a cada niño a través de un plan de estudios que integra habilidades académicas, artísticas y prácticas. El primer paso para generar cambios en los niños es promover que se apropien y se sientan orgullosos de su entorno y cultura en el camino hacia el desarrollo de la seguridad y la autoestima.

Para ello en Juluchuca, Ilhui inició clases mixtas, mitad de pintura y mitad de canto. Una de sus clases la pasó haciendo una canción para Juluchuca, en la que el trabajo en equipo es fundamental, porque cada niño aporta una línea para completar la canción. En él, son igualmente conscientes de por qué cuidan su entorno.

Por ejemplo, en la canción que cantan los niños:

(Luisito) Vivo en Juluchuca y me gusta el mar.

(Lucero) Me gustan las tortugas. Me gusta nadar.

(Lily) Nado con delfines y siempre estaré con las flores.

El desarrollo artístico les ayuda a preguntarse quiénes son y a cuestionarse más allá del pensamiento ordinario.

Los niños aprendieron diferentes técnicas de pintura en esa misma clase junto con la entonación de la voz y la armonía con cada trazo.

Otro ejemplo de ejercicio de clase es dibujar imágenes de cómo se perciben a sí mismos, y en el reverso de la hoja los niños anotaron los aspectos positivos que percibieron de sus compañeros.

"Es fantástico ver a niños que antes no pintaban y eran tímidos para cantar ahora haciendo ambas cosas", dijo Ilhui efusivamente. “Su obra de arte ahora es más armoniosa, y son conscientes de la importancia de cada individuo para formar una canción, entendiendo así la importancia del trabajo en equipo. Verlos evitar las palabras 'No puedo dibujar' o 'No puedo cantar' se siente como un verdadero progreso ".

 

Moviendo lecciones de arte y música por la cuenca

Si bien Juluchuca es el pueblo más grande y cercano a Playa Viva, no es la única comunidad donde trabajamos. Subiendo en la cuenca se encuentran los pueblos de Rancho Nuevo, La Ceiba y Las Placitas, cada uno con una población más pequeña que Juluchuca, pero aún con un número significativo de niños en edad de escuela primaria deseosos de aprender y tener nuevas experiencias. Gracias al trabajo de Ilhui en Juluchuca, esperamos expandir nuestro programa de educación musical, artística y ambiental a estas otras comunidades.

 

Si tiene experiencia en educación artística o musical y está interesado en ser voluntario con nosotros, comuníquese con Colleen en volunteer@playaviva.com.

¿Suena como un sueño, pero simplemente no es factible para ti? Considera apoyar nuestro trabajo desde lejos a través de una donación deducible de impuestos,una contribución a través de nuestro patrocinador fiscal, The Ocean Foundation. Las donaciones se utilizarán para comprar materiales de arte, instrumentos musicales y para pagar el transporte a estas comunidades más remotas.

es_MXSpanish